NOMALINE HS 6000

Los controles y auditorías de embotellado llevadas a cabo por Vinventions, han puesto de manifiesto la importancia del espacio de cabeza en la gestión del oxígeno. A pesar de ser un pequeño volumen, este espacio contiene un promedio de 65 % del oxígeno total en botella o TPO (Total Porcentage de Oxígeno), provocando por consiguiente, una rápida pérdida del SO2 libre, seguido de una transformación del color. El control de la inertización en el espacio de cabeza, es determinante para conservar la calidad del vino, sobretodo en el embotellado con tapón de rosca en el que dicho espacio es entre 2 o 3 veces mayor que con los tapones cilíndricos. El NomaLine HS 6000 se ha desarrollado para cumplir este objetivo, ya que gracias a su sistema patentado de doble inyección de gas neutro, inertiza de manera eficaz el espacio de cabeza, disminuyendo el O2 hasta valores tan bajos como un 5 %.