Nomasense O2 P300&P6000

El oxígeno desempeña un papel esencial en la evolución del vino, desde el principio de la vinificación hasta el momento de abrir la botella para catarlo. Su gestión influenciará las características sensoriales del vino (aroma, estructura y color). Saber manejar el oxígeno y controlar sus ingresos, es una ventaja para mejorar la calidad del producto.

Los analizadores portátiles NomaSense O2, con su tecnología de luminiscencia, y un sistema de sensores por separado, han sido concebidos para medir, tanto en la bodega, como el oxígeno disuelto en botella, y también el gaseoso. La medida de oxígeno puede realizarse en cada etapa de la vida del vino, y sobre todo en el momento del embotellado o envasado con Bag-in-Box®.

Las capacidades de medición del NomaSense O2 P6000 dan respuesta además a los requisitos de los laboratorios de investigación y análisis en términos de análisis  para medir la permeabilidad de diferentes tipos de envases, especialmente de tapones para vinos o para concentraciones de oxígeno disuelto muy bajas durante el envejecimiento. La tecnología fue validada a través de una colaboración científica con institutos de renombre mundial. Los centros de investigación sobre el vino más influyentes utilizan ya esta tecnología en sus programas para entender mejor la influencia del oxígeno en el desarrollo del vino.